jueves, 7 de noviembre de 2013

Actividades del día a día: La Asamblea y su importancia.

      En ambos ciclos de la Educación Infantil, la asamblea es una de las actividades fundamentales que ha de incluirse en la rutina diaria.

    Esta actividad suele realizarse al inicio de la jornada escolar o bien al final. Elegir el momento más oportuno y "encajarla" en la rutina irá en función de cada grupo-clase, de sus necesidades, de saber cuando es el mejor momento para que esos niños y niñas tengan ese espacio de concentración de relación directa entre los compañeros y el maestro o maestra, o bien en función de los objetivos que queramos llevar a cabo. Por ejemplo para el primer ciclo, es más conveniente en la mañana porque contribuye a crear ese clima de seguridad y confianza tan importante (dando los buenos días, cantando...) y para el segundo ciclo podemos realizarla al final de cada jornada si lo que pretendemos es hacer un repaso de lo que hemos hecho en el día y cómo nos hemos sentido. 

      Desde bebés, gradualmente se va aumentando la duración de la asamblea, a un ritmo natural, según la respuesta de los niños y niñas. Conforme van desarrollando su capacidad de atención y concentración, son capaces de permanecer más tiempo en asamblea. En mi experiencia en el primer ciclo, al inicio del curso me sorprendía de que ya se realizara con niños y niñas de menos de un año de edad, y cómo con el paso de los meses esos niños y niñas integraban tan bien esa rutina y eran capaces de sentarse solitos con solo decir “¡vamos a dar los buenos días!” o podían permanecer más tiempo atentos a lo que se le contaba, o a las canciones que cantabamos. 

       La asamblea es una ocasión de interacción entre la maestra (o maestro) y el grupo, y entre los niños y niñas con sus iguales, fomentando así las relaciones y el compartir emociones. Además, es una forma de estimular su lenguaje y enriquecerlo día a día. Es muy importante por esto, utilizar un lenguaje claro, gesticular, ser muy expresivos y cercanos, e intercambiar miradas con todo el grupo. También, son importantes las recurrencias a objetos o murales de la clase. Si por ejemplo estamos hablando de los colores del invierno, será mucho más significativo si lo hacemos relacionándolo con nuestra ropa, con dibujos u otras manualidades que hayan creado los propios niños y niñas, asomándonos a una ventana, etc. Como siempre defiendo que las actividades han de ser significativas y experimentales para que el aprendizaje sea efectivo. 

         Respecto al lugar, es aconsejable disponer de un espacio específico, como una alfombra o una parte en concreto de la clase donde la realicemos cada día, además si utilizamos una disposición en círculo o en semicírculo el contacto será mayor.

     Canciones, cuentos, historias, compartir emociones y experiencias, proponer, adivinar, pensar en lo que nos gustaría hacer hoy o recordar qué hemos hecho, preguntar... en definitiva sentir con los demás y aprender. 









No hay comentarios:

Publicar un comentario

La ventana está abierta a tus comentarios, compartir es aprender

Free Ice Cream Red Cursors at www.totallyfreecursors.com