viernes, 15 de noviembre de 2013

¿Cómo acertar a la hora de elegir los contenidos en Educación Infantil?



La finalidad de esta primera etapa de la educación es, como nos dice el Currículo de la Educación Infantil (anexo de la Orden de 5 de agosto de 2008), contribuir al desarrollo físico, afectivo, social e intelectual” de los alumnos, es decir, atender todas las dimensiones de la persona contribuyendo al desarrollo integral. 


Hay que saber bajar y subir” nos dice Mª Carmen Díez en su libro El piso de abajo, a lo que se refiere Linda Darling Hammond, internacionalmente conocida por su labor docente y de investigación educativa, cuando en una entrevista con Punzet hablan sobre como unir materia y afectos, como “subir y bajar”, es decir, como hacer llegar los contenidos a los niños, relacionarlos y unirlos. En su libro, explica que los buenos profesores no analizan los contenidos y se lo imponen al niño, sino que analizan al niño, descubren en qué nivel está, y a partir de ahí crean los medios para formar esta “escalera”. La nueva psicopedagogía defiende que hay que ir más allá de la materia, de los temas, hay que ayudar al niño a entenderlo y para ello es necesario entender primero su estado emocional, hay que saber escuchar, conocer sus posibilidades y trabajar los contenidos según la realidad educativa que se nos presenta, atendiendo siempre a la diversidad y de manera global. 

Además, insisto en que una de las formas de entender la educación para mí, es que primero hay que conocer y luego crear. Como ya he comentado en anteriores entradas, una de las tareas fundamentales como docentes es conocer al niño. Si buscamos entre las acepciones de la palabra conocer, la encontraremos como: “tener trato con alguien y comunicación con alguien”, es decir, parte social, y también la encontramos como: “experimentar, sentir”, que nos refleja la parte afectiva. Y es que conocer no se trata de realizar una evaluación inicial de conocimientos a nuestros alumnos, sino relacionarnos con ellos y descubrir sus gustos e intereses, sus miedos, su forma de ser (cariñoso, tímido, espontáneo...), en definitiva, sus sentimientos.


Los contenidos se organizan bajo un enfoque globalizador. En el proyecto de centro, ha de aparecer la concreción de contenidos curriculares. Aquí están establecidos los contenidos específicos que parten de los contenidos generales del Currículo de la Educación Infantil, que contempla las siguientes áreas: Conocimiento de sí mismo y autonomía personal; Conocimiento del entorno; y Lenguajes, comunicación y representación. Normalmente, en las reuniones de planificación de los centros, se deciden los contenidos específicos para los proyectos, actividades o talleres que se vayan a poner en marcha. Significativos y funcionales, estos contenidos han de ser seleccionados siempre teniendo en cuenta las características de los niños y niñas y la adecuación a sus intereses, necesidades y considerando en todo momento la parte afectiva.



El trabajo por proyectos o miniproyectos (pequeños proyectos o miniproyectos de menos duración que se incluyen dentro de otro, coincidiendo en el tiempo) es muy acertado ya que, si se lleva por el buen camino, atenderá a estos principios. En la ideología de los proyectos, predomina la idea de utilizar “menos contenidos” pero que sean “más claros”, es decir, sintetizar contenidos partiendo del nivel de los niños y niñas. Un ejemplo sería, por ejemplo en el caso de la granja, elegir un determinado número de animales antes que incluir un número excesivo y que con ello confundan más y sea más “lioso”. Es mejor que sepan diferenciar claramente pollito, oveja, vaca, cerdo y caballo, a que de golpe empiecen a conocer, pollito, oveja, vaca, cerdo, caballo, yegua, conejos, pavos, perros, etc. Además se trabaja de forma globalizada, interrelacionando las tres áreas curriculares: Conocimiento de sí mismo y autonomía personal; Conocimiento del entorno; y Lenguajes, comunicación y representación.

Para acertar a la hora de elegir los contenidos es fundamental atender a la diversidad, saber qué intereses y necesidades tienen aquellos niños y niñas con los que compartimos el día a día, intercambiar opiniones con el equipo educativo, realizar una buena planificación y globalizar..., en definitiva, ajustarnos a la realidad y después crear.                           
                                                       

                                                 
 



 

2 comentarios:

  1. Una entrada muy interesante y muy útil para nuestro día a día. Gracias por compartir. Un saludo y buen finde.

    ResponderEliminar
  2. ¡Muchas gracias Isabel! y gracias por seguir el blog. Igualmente, saludos. :)

    ResponderEliminar

La ventana está abierta a tus comentarios, compartir es aprender

Free Ice Cream Red Cursors at www.totallyfreecursors.com